Graffitis en cierres y persianas

Graffitis en cierres y persianas

El graffiti como herramienta para hacer publicidad se ha convertido en un elemento prioritario cuando hablamos de los cierres y persianas metálicas de los negocios. Hoy en día es habitual pasear por la calle y ver que un negocio ha decidido invertir en publicidad decorando su persiana metálica y, otorgando la misma importancia al mural que al rótulo y esto, es algo lógico si tenemos en cuenta que la mayoría de negocios pasan más tiempo a lo largo del día cerrados que abiertos. Por tanto será más visible su cierre que el escaparate que tanto tiempo y dinero le ha llevado al propietario realizar.
Basta con imaginar un negocio en una calle principal que cierre los festivos; miles de personas pasarán por delante de su negocio un Domingo y habrá dos posibilidades: si ha decidido contratar un grafitero profesional, los viandantes podrán ver un graffiti relacionado con su negocio que harán que recuerden su negocio e, incluso, puede que fotografíen; pero si sólo han dado importante al rótulo de la tienda, las personas que pasen por delante no se fijarán en un aburrido y triste cierre metálico lleno de polvo y con alguna pintada.

Este tipo de decoración en cierres y persianas tiene dos ventajas principalmente: hacer publicidad del negocio cuando éste no esté abierto y, por otro lado, evitar las firmas, pintadas y tags de otros grafiteros (ya que por lo general los graffitis son respetados por otros grafiteros).

Es más, los graffitis de los cierres pueden ir más allá y ser parte de campañas de marketing de algunos productos y marcas, creando “juegos”, expectación y llamadas de atención, con el simple hecho de contratar este llamativo lienzo de diferentes negocios para hacer publicidad de su marca.

No hay Comentarios

Comenta este post